¿Es mejor una franquicia de reconversión o una franquicia nueva?
Desirée Puchades No hay comentarios

La idea de adherir a una marca ciertos establecimientos independientes previamente abiertos para que se integren en la enseña se identifica como franquicia de reconversión. Consiste en un modelo de negocio por el cual optan los emprendedores independientes que en un primer momento establecieron un plan de negocio propio sin necesidad de contar con una casa matriz. Pero, que después por las circunstancias vividas se amparan bajo el paraguas de la fórmula de la franquicia para aprovechar todas las ventajas de este modelo de negocio.

Pros y contras de la franquicia de reconversión

La diferencia más evidente frente a las franquicias nuevas es que las franquicias de reconversión comienzan a trabajar con emprendedores que ya iniciaron el camino en el sector y que son conscientes de los sacrificios que ello conlleva. Esta nueva tendencia supone captar a nuevos franquiciados con un gran talento, conocimientos en el sector y garantiza que poseen un espíritu emprendedor. Es una opción muy valorada en el sector de la hostelería.

Los beneficios y las ventajas de las franquicias de reconversión son otras distintas a las de una franquicia nueva. Por un lado, el franquiciado posee ya un local abierto del mismo sector, se conoce el coste de arrendamiento y las ventas del local antes de firmar el contrato de la franquicia y el coste de la reforma puede suponer un precio menor frente a la apertura de un local de una nueva franquicia y la puesta en marcha es un proceso mucho más corto.

La reconversión de negocios independientes en franquicias frente a los caminos tradicionales de la captación de nuevos franquiciados se está convirtiendo en toda una alternativa que reduce el riesgo de riesgo de fracaso dado que el empresario ya posee experiencia y se cuenta con un local más o menos preparado. Generalmente, uno de los pros de apostar por la franquicia de reconversión es que estos tipos de emprendedores suelen apostar por el negocio durante más tiempo.

Por otro lado, el plan de expansión de una franquicia que contempla esta estrategia consta de empresarios con una amplia experiencia en el sector, aunque son complicados de reconducir porque tienen hábitos y conductas previamente adquiridos. Contar con este tipo de franquiciados tiene la ventaja de que ya poseen una serie de contactos dentro de la industria. Además el plazo de apertura y actuación tras la firma del contrato suele ser más rápido que cuando hablamos de una franquicia nueva.

En cuanto a los contras de las franquicia de reconversión es importante señalar que es difícil llegar a acuerdos con empresas abiertas previamente y que para ello las condiciones del contrato deben ser bastante buenas.

Los cánones de entrada que supone formar parte de una cadena de franquicias suelen frenar la decisión de los emprendedores que se desean captar. Por otro lado, los franquiciados nuevos tienen una manera de trabajar que debe cambiar por completo y esto supone todo un reto. Por último, cabe destacar que la franquicia de reconversión normalmente no implica una reforma íntegra, por lo que la marca de la franquicia no se trabaja tanto. No debemos olvidar tampoco que el coste marginal de la búsqueda y captación de franquiciados es más alto en estos casos.

Frente a sus desventajas debe valorarse que se trata de una tendencia que aprovecha los puntos de venta ya existentes y ubicaciones estratégicas, que están operativos y tienen su propia notoriedad en la zona, con lo que se consigue una expansión más rápida de penetración en la zona de actuación para la marca.

¿Es mejor abrir una franquicia nueva o de reconversión?

Normalmente se opta por esta estrategia junto con la de la apertura de nuevas franquicias dado que estas suponen una buena inversión. No obstante, esta se una buena técnica de expansión siempre y cuando el sector tenga un exceso de oferta, por lo que hay un gran número de locales independientes que no obtienen tantos beneficios como se preveía. De hecho ante esta situación es todo un reto conseguir nuevos franquiciados con nuevos locales dado que el sector está saturado. Otra alternativa es cuando la idea de negocio necesita de una titulación determinada para llevarse a cabo.

Si el franquiciador necesita contar con un nuevo punto de venta esté operativo al máximo nivel, sea experto y está bien posicionado desde el inicio esta técnica es una buena opción para ti como franquicador.

Por otro lado, hay otras situaciones que favorecen abrir una franquicia nueva, principalmente cuando el mercado no está saturado o cuando la marca tienen una idea de negocio y un valor añadido muy diferente al resto de competidores, es entonces cuando la captación de franquiciados es más sencilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *