Concepto de franquicia
Desirée Puchades No hay comentarios

Hoy en día existen diferentes modelos de negocio y la franquicia es uno de ellos. A continuación desglosamos la definición de la franquicia y las principales características de esta fórmula empresarial. No pierdas detalle y descubre qué es una franquicia y todo lo que puede aportar.

Concepto de franquicia

En el siglo XVII el término de franquicia significaba inmunidad, libertad, es una palabra que se deriva del latín, francus y este a su vez del término germánico frank, que se traduce como exento o inmune. De hecho en esta época se usaba para designar a diversas formas de privilegio que eximían de gravámenes o impuestos.

En base al origen del término de la franquicia surgen tres significados en castellano:

Se conoce cómo franquicia a la exención que se concede a alguien para no pagar derechos por los productos que introduce o extrae.
Además si hablamos del sector de los negocios, la franquicia es un tipo de concesión de derechos de explotación de un producto, actividad o nombre comercial, otorgada por una empresa a una o varias personas en una zona determinada’
Y el último significado de la palabra franquicia consiste en el contrato de un seguro, cuantía mínima del daño a partir de la cual surge la obligación del asegurador.

En franquicy nos centramos en la segunda de las definiciones de franquicia, hablamos del modelo de negocio de la franquicia para referirnos a una persona denominada franquiciador, que permite a una persona o inversor, que recibe el nombre de franquiciado a usar el nombre de una marca, su imagen corporativa y su modelo de negocio al completo a cambio de una contraprestación económica.

Características del sistema de franquicias

En otras palabras, la definición de franquicia se ajusta a la transacción económica en la que se ceden los derechos de una marca para su comercialización y explotación mediante el contrato. Por su parte, el contrato de una franquicia incluye el pago de un canon de entrada y un conjunto de pagos mensuales que se conocen como royalties.

Como puedes comprobar el término de franquicia se ajusta a una fórmula de un negocio de éxito probado. Es interesante porque permite franquiciar tu negocio emprendedor aprovechando un fórmula empresarial que ya está probada, por lo que se reduce la inversión de apertura y el riesgo del fracaso.

En este tipo de negocio el franquiciador cede el derecho y la obligación de administrar una empresa a sus franquiciados y a cambio estos utilizan: el nombre o la marca comercial, la formación, las técnicas probadas del negocio y los servicios de Know how.

¿Y tú? ¿Cómo definirías una franquicia?

Características de la franquicia

Ahora que sabes qué es una franquicia y que consiste vamos a repasar cada una de las características de una franquicia que se derivan de sus diferentes definiciones y de los elementos que componen una relación de la franquicia, es decir del franquiciado y del franquiciador, presta atención:

  • Franquiciar un negocio supone tener una empresa con una fórmula comercial probada y consolidada que cuente con experiencia en el sector. Habitualmente se establece de prueba una empresa o franquicia piloto para demostrar que es viable
  • Una característica principal de la franquicia es que las dos figuras, tanto el franquiciado como el franquiciador son independientes tanto a nivel jurídico como a nivel financiero.
  • El concepto de negocio de una franquicia debe haber sido explotado previamente para comprobar que puede llegar a ser un negocio rentable.
  • Una característica de una franquicia básica es la formación a los franquiciados. El franquiciador debe impartir una formación antes de que comience su actividad y debe ser una formación completa y detallada. Es en esa formación se trasladará todo el knowhow o el saber hacer de una franquicia que es clave para desempeñar la actividad de la empresa con éxito. Por este motivo, el know how sencillo de reproducir y de transmitir.
  • Por último, otra de las características principales de la franquicia es el apoyo continuado al franquiciado así como el seguimiento y el control. Es más controlar la actividad de cada una de las franquicias, su puesta en marcha y su día a día es absolutamente necesario para comprobar que la empresa está funcionando correctamente y que no se está deteriorando el concepto de negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *