Fallos típicos de los franquiciados
Desirée Puchades No hay comentarios

Ser franquiciado conlleva una serie de responsabilidades que pueden asemejarse a tener un negocio propio. A pesar de que el riesgo es mucho menor debido a que comienza tu actividad bajo el amparo de una marca conocida. Esto no significa que los franquiciados no puedan cometer fallos y para evitarlo hemos recopilado a continuación los errores de los franquiciados más frecuentes, presta especial atención.

Los errores que se cometen al comprar una franquicia

Cuando una persona decide emprender siempre aprende un conjunto de cuestiones y aspectos por el camino. Y como cualquier otro tipo de emprendedor, los franquiciados pueden cometer fallos a la hora de llevar a cabo la actividad de la empresa.

Controlar los presupuestos, los inventarios, los proveedores, los empleados, los nuevos productos…. En este rol son múltiples las cuestiones que deben atenderse y tomar decisiones importantes nunca es sencillo. Nadie es perfecto ni nace aprendido, por este motivo es una buena idea conocer los típicos errores que cometen los franquiciados novatos para evitar caer en ellos.

1. Una mala estimación de la inversión

Tanto la inversión como la financiación de la franquicia debe estar clara y realizarse en base a la experiencia de otros franquiciados. Pero, hay que ser previsor por si surgen otras cuestiones que pueden acarrear más gastos de lo que se estimaba, así que no olvides contar con un pequeño capital por si surgen imprevistos.

2. No continuar formándose

Al margen del asesoramiento recibido por parte del franquiciador, un emprendedor de estas características debe seguir formándose por su parte, tener una curiosidad activa y seguir desarrollando sus habilidades empresariales de la mano de la actualidad. Los libros de gestión empresarial, los cursos y o la asistencia a los congresos pueden hacer progresar tus competencias profesionales.

3. Caer en el error de pensar que será sencillo

Uno de los errores más graves de los franquiciados es creer que abrir una franquicia es fácil y que no conlleva esfuerzo y trabajo. A pesar de que no es lo mismo que abrir un negocio propio, representar esta figura es complicado y el negocio crecerá sólo si tú pones todo de tu parte.

4. Descuidar la imagen de marca

Captar todo lo que conlleva la imagen de la empresa y respetar cada uno de los puntos que se detallan en el manual de publicidad e imagen corporativa de la franquicia es clave para ofrecer una imagen coherente entre todos los PLV que forman parte de la cadena.

Errores que se producen al comprar una franquicia

5. Desconocimiento del sector

Una de las cuestiones que son básicas para elegir una franquicia según tu perfil profesional y personal es tener nociones sobre el sector en el cual se desarrolla la actividad empresarial. En el cual incluso puedes ser el público habitual, de esta manera es mucho más sencillo comprender el funcionamiento de la empresa y a su público objetivo.

6. No tener en cuenta otras referencias

Además de la opinión del franquiciador es importante conocer la experiencia de otros franquiciados y este es un error que cometen los franquiciados novatos muy a menudo. Es una forma de descubrir los valores intangibles de la empresa y que son más difíciles de percibir solo a través de los manuales de la franquicia, como por ejemplo: la relación del franquiciado y el franquiciador, las relaciones entre los diferentes franquiciados, las campañas de publicidad o si se realizan cambios constantemente desde la central para mejorar la gestión de la cadena.

7. Falta de datos e información

Antes de adquirir una empresa de estas características debes indagar profundamente sobre la marca, trayectoria de la misma y recopilar toda la información que sea relevante para decidirte por esta enseña.

8. No comprender el contrato

El contrato de la franquicia implica una serie de cláusulas, derechos y obligaciones del franquiciado y del franquiciador. Así que antes de la firma debes conocer todos los aspectos que se recogen en este documento y ser consciente de que el franquiciador puede intervenir en el funcionamiento de la empresa. .

9. No contar con ayuda legal

Comprar una franquicia supone un compromiso y una inversión importante por ello, es fundamental contar con la ayuda de un abogado especializado en franquicias que te acompañe en el momento de la firma y durante cada una de las etapas del proceso de adquisición.

10. No darle importancia a la fecha de apertura

Según el sector y la actividad de la empresa la fecha de inauguración ha de ser meditada, en base a si se trata de un negocio más estacional o no. Identificar los meses de éxito asegurado y la temporada alta es clave en este sentido, lo más sencillo para acertar con la fecha de apertura es contar con la opinión del franquiciador y pensar también en el cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *