Beneficios y desventajas de ser franquiciado
Desirée Puchades No hay comentarios

Si estás pensado en unirte a una cadena de franquicias debes valorar todas las ventajas y desventajas de ser franquiciado y todo lo que conlleva adquirir este papel en el ámbito empresarial.

Beneficios para el franquiciado

Obviamente este modelo de negocio posee una serie de pros y contras para el franquiciado que debes repasar antes de comprar una franquicia y embarcarte en esta experiencia, al igual que existen una serie de ventajas y desventajas para el franquiciador.

1. Formar parte de una red de franquicias

Una de las ventajas de ser franquiciado es que de esta manera obtienes la garantía de pertenecer a una red comercial de franquicias con un recorrido, además de ser partícipe de una marca apreciada e identificada por el público.

2. Contar con la ayuda de los manuales de la franquicia

Si te planteas tener un negocio propio o una franquicia, una de las ventajas de ser franquiciado es que como parte del contrato es una obligación del franquiciador formarte y trasladarte todo el saber hacer o el know how de la franquicia. La mayoría de estos conocimientos se recogen en los manuales de la franquicia, esto significa que poseerás bastantes conocimientos sobre el mercado y el funcionamiento de la empresa con la garantía de que es un negocio probado a diferencia de si te decantas por crear tu propia empresa, tendrás que pensar en cada uno de los manuales de publicidad, manuales de operaciones… En definitiva tendrás que establecer todos y cada uno de los protocolos a seguir según la actividad de tu empresa.

3. Aumentan las posibilidades de éxito y la actividad crece con más fácilmente

El hecho de emprender con una marca que ya posee notoriedad y contar con la experiencia del franquiciador incrementa las posibilidad de éxito de la empresa.

4. Las ayudas financieras son más sencillas de conseguir

Uno de los beneficios de ser franquiciado es que puedes contar con una serie de posibilidades para financiar mayores ya sea con ayuda del franquicador o con ayuda externa. Financiar una franquicia suele ser menos complejo que financiar un negocio desconocido, el hecho de contar con una imagen de empresa consolidada proporciona una mayor solvencia frente a terceros: ya sean bancos o inversores.

5. Campañas de marketing y comunicación

En una cadena de franquicias todas las estrategias de marketing, publicidad y comunicación se rentabilizan al estar concentradas en la central de las fraquicias y permiten desarrollar diferentes establecimientos con una misma actividad operando bajo la misma imagen. Las posibilidades de comunicación y de marketing son mucho mayores a las que tendría el franquiciado actuando individualmente y con un coste muy inferior.

Cómo empezar a ser un franquiciado

6. Ayuda de la central

Uno de los beneficios de ser franquiciado sin duda es que cuenta con la asistencia y la formación por parte del franquiciado a la hora de abordar los estudios de mercado, encontrar la ubicación de la franquicia perfecta, formación del personal, el uso de merchandising y decoración del local, aspectos técnicos y de gestión, contabilidad e informática. Entro otros aspectos que son relevantes y decisivos para el éxito del negocio.

7. Apuestas por una actividad y un negocio comprobado

En estos casos el franquiciado es propietario de un negocio seguro y con resultados contrastados. Las reacciones del mercado ya experimentadas a través de las franquicias piloto y del resto de la cadena.

En líneas generales estas son las principales ventajas de ser franquiciado, podríamos confirmar que se obtiene el beneficio de formar parte de una marca grande y organizada sin perder la condición de ser pequeño y posee la ventajas de que puedes ser tu propio jefe. No obstante, todo ello no implica que no existen responsabilidades o unas funciones del franquiciado que deben conocerse para que el modelo de negocio prospere.

Inconvenientes para el franquiciado

Las desventajas de ser franquiciado no son mejores ni peores. No obstante es importante conocerlas antes de tomar cualquier decisión: presta especial atención:

1.Cuentas con costes adicionales

El hecho de pertenecer a una red d franquicias implica que debes contar con una serie de costes adicionales que no se contemplan si se abre un negocio propio, como por ejemplo el rating o el royalty. En cualquier caso, estos costes debes contemplarlos como una inversión para minimizar los riesgos y tener ciertas garantías de que el negocio va a funcionar.

2. La creatividad puede verse reducida

Uno de los inconvenientes de ser parte de la una cadena de este tipo de modelo de negocio conlleva que el franquiciado puede ver mermada su capacidad de creatividad, dado que los procesos están ya preestablecidos y definidos en los manuales de la franquicia.

Esto significa que en muchas ocasiones las ideas de innovación del negocio quedarán al margen y aunque lo común es que sean valoradas por la central, estas pueden ser o no aceptadas. Así mismo, el franquiciado debe acatar las normas y la operativa que propone la central.

3. Factores externos a tu propia franquicia

Si una de los locales de un franquiciado posee un bajo rendimiento o no ofrece un buen servicio esto puede afectar de forma negativa a la marca y al posicionamiento de la misma en la mente del consumidor, así como a la reputación del mismo.

4. Sujeto al contrato

El franquiciado no puede tomar algunas decisiones libremente, tales como la venta o el traspaso del negocio hasta cumplir con una serie de condiciones o tiempo según se estipule en las cláusulas del contrato.

5. No ser el propietario integro

Al contrario que si emprendes con un negocio propio, si decides ser franquiciado no serás al 100% el propietario del nombre y marca comercial en la que trabajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *