Desirée Puchades No hay comentarios

Según la actividad y el plan de negocio de la franquicia puede ser más adecuada una forma jurídica u otra para constituirla. Por esta razón es relevante analizar con detenimiento todo lo que puede aportar una fórmula jurídica u otra en base a la franquicia. Presta especial atención, a continuación repasamos todos los criterios para elegir la forma jurídica de la franquicia.

¿Qué tipo de sociedad elijo para mi franquicia?

Cuando hablamos de la forma jurídica hacemos referencia a la identidad que asume legalmente una empresa, en base a su titularidad y la responsabilidad de sus propietarios en términos legales.

Lo primero que debes saber es que como tal, la franquicia no requiere ningún trámite especial de constitución, más allá de la firma del contrato mercantil de franquicia. No obstante, en el caso de que las empresas no estén constituidas con anterioridad a la firma del mismo, se deberá elegir una forma societaria y proceder a realizar los trámites pertinentes de constitución de la misma.

Si te cuestionas cómo escoger la forma jurídica adecuada para poner en marcha una franquicia y has decidido empezar un proyecto empresarial estarás preguntándote cómo constituir esa empresa y qué formas jurídicas puede adoptar, sigue leyendo, te contamos todos los detalles sobre cada una de las formas:

Existen diferentes figuras legales entre las que se puede optar en función de una serie de criterios. Cada una de ellas tiene unos requisitos mínimos que se deben cumplir para poder constituir una empresa bajo esa figura legal:

A grandes rasgos una empresa puede tener carácter individual, societario o cooperativo. Una franquicia tendrá una forma jurídica individual si es propiedad de una sola una persona. Una Comunidad de Bienes es un contrato por el cual la propiedad de un bien o un derecho pertenece a varias personas denominadas comuneros.

Las sociedades por su parte están constituidas por más de una persona. En las siguientes líneas puedes conocer los distintos tipos de empresa societaria:

  • Sociedad anónima
  • Sociedad limitada
  • Sociedad laboral
  • Sociedad cooperativa

Por otra parte la Sociedad Civil consta de un contrato por el cual dos o más personas ponen capital y comparten bienes o el trabajo para realizar una actividad económica.

Las cooperativas son un tipo de sociedad que se forma en base a los socios que tienen responsabilidad en función del capital aportado a la sociedad y lo que dictan sus estatutos.

Cómo encontrar financiación para la franquicia

Aspectos relevantes para elegir la forma jurídica que debe adoptar la empresa

Ahora que conoces todas los tipos de sociedades que puedes elegir para crear una franquicia, para decantarte por una o por otra debes tener atender a una serie de criterios y aspectos:

Forma  Número de socios Capital Responsabilidad Tributación
Empresario individual 1 No existe mínimo legal Ilimitada IRPF
Comunidad de Bienes Mínimo 2 No existe mínimo legal Ilimitada  IRPF
Sociedad civil Mínimo 2 No existe mínimo legal Ilimitada Impuesto de sociedades
Sociedades mercantiles Sociedad de Responsabilidad Limitada Mínimo 1 Mínimo 3.000€ Limitada al capital aportado Impuesto de sociedades
Sociedades mercantiles Sociedad Anónima Mínimo 1 Mínimo 60.000€ Limitada al capital aportado Impuesto de sociedades
Sociedades mercantiles Sociedad Laboral Mínimo 3 Igual que S.R.L o S.A Limitada al capital aportado Impuesto de sociedades
Sociedades mercantiles Sociedad Cooperativa Mínimo 3 Mínimo 2.000€ Limitada al capital aportado Impuesto de sociedades
  1. Tipo de actividad de la franquicia: según la actividad, se puede aplicar una normativa u otra y por lo tanto esto puede condicionar la elección de la forma jurídica. Por ejemplo algunas actividades financieras o de aseguradoras deben constar como Sociedad Anónima. Por otro lado si la actividad de la franquicia versa sobre una profesión regulada, por ejemplo un arquitecto o un abogado y deben ser prestadas por un profesional esta sociedad debe constituirse como una sociedad profesional. En el resto de casos tendrás libertad de elección sobre el resto de tipos societarios y debes analizar cuál de ellos se adapta mejor a la franquicia con la que deseas emprender.
  2. Las formas de financiación y las necesidades económicas de un proyecto empresarial son otros de los criterios para elegir la forma jurídica de la franquicia que debes tener en cuenta, debido a que para constituir una serie de sociedades se exige un capital mínimo y unas condiciones de financiación específicas.
  3. Relacionado con el punto anterior, las ayudas o las subvenciones están sujetas a unos determinados requisitos, por lo que si tienes en mente contar con algún tipo de ayuda pública o subvención determinada estudia el tipo de sociedad que puede ayudarte a conseguirla.
  4. El número de socios también es determinante para elegir el tipo de sociedad bajo el que se construye una franquicia, en caso de ser dos o más socios es recomendable constituir una Sociedad anónima y la de responsabilidad limitada o una Comunidad de Bienes.
  5. Según los aspectos fiscales será mejor escoger un tipo de sociedad u otra para constituir una franquicia. Por ejemplo: los empresarios individuales tributan a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en el que el tipo impositivo va incrementándose según van ascendiendo los beneficios. O las sociedades que tributan por medio del Impuesto sobre Sociedades.
  6. Otro de los criterios para elegir la forma jurídica de mi franquicia es la responsabilidad de los promotores, esta puede estar limitada al capital aportado como es el caso de las sociedades anónimas o de responsabilidad limitada. O puede ser ilimitada, afectando tanto al patrimonio mercantil como al civil, este es el caso de la sociedad colectiva y del empresario individual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *