¿En qué se distingue una franquicia de una licencia de marca?
desiree No hay comentarios

Franquicia máster, córner, royalty… A la hora de crecer bajo la fórmula de la franquicia son muchos los conceptos que tienes que tener claros para ver si realmente te conviene la fórmula de la franquicia u otro tipo de negocio. Por ello, en este artículo hemos recopilado una serie de diferencias entre la franquicia y la licencia de marca que te ayudarán a evaluar cuál es la mejor opción en tu caso para emprender, presta especial atención.

¿En qué aspectos se diferencia el modelo de negocio de la franquicia de una licencia de marca?

Existen diversos métodos para abordar una estrategia de expansión y de crecimiento de un negocio y para dar el paso es importante conocer bien las opciones o alternativas que tienes y saber así si posees todos los recursos y la capacidad necesaria para ello.

Puedes expandir tu negocio mediante las franquicias o bien mediante licencias de marcas, pero cuáles son las particularidades y características de cada una de ellas y en qué casos es mejor cada una, veamos más información a continuación:

Si sabes qué es una franquicia serás consciente la licencia de marca o cesión del uso de la marca por parte de un franquiciador incluye una serie de condiciones básicas: el know how se cede exclusivamente para desarrollar la actividad comercial bajo el modelo de negocio de la franquicia, el el local o la ubicación de la franquicia debe ser aprobada en parte por el franquiciador y además el contrato de una franquicia en el cual se específica una serie de obligaciones y derechos así como el asesoramiento al titular de la marca.

La definición de licencia de marca se limita a que un emprendedor cede al licenciatario o inversor parte de los derechos para usar la marca o la forma en una zona geográfica determinada. El desarrollo de la actividad comercial queda a manos del comprador de la licencia de marca, sin formación y debe poner en marcha el negocio mediante una serie de procesos de comercialización propios.

La compra de una licencia de marca es conveniente cuando se pretende ampliar el mercado, esta permite conocer a un tercero el uso no exclusivo de la misma por un tiempo determinado a cambio de una prestación económica. Pero no se transmite la estrategia del desarrollo del producto o servicio y no se otorga el mismo apoyo a los titulares de una licencia de marca que a los franquiciados.

La licencia de marca cuenta con dos condiciones básicas: que la marca se encuentre registrada y que exista un contrato de licencia. Así que una de las diferencias entre una franquicia y una licencia de marca es que en la primera de ellas el asesoramiento y la formación del franquiciador es clave, así como seguir una serie de pautas para desarrollar la actividad del negocio para que la actividad se desenvuelva bajo la misma firma y tenga coherencia a la hora de representar cada uno de los valores de la marca. Las licencias de marca se caracterizan por no tener una asistencia posterior o si la tiene suele ser mucho más limitada que la de las franquicias.

Esta rigidez en cuanto a los procesos de trabajo puede ser una ventaja a la hora de montar un negocio, dado que se cuentan con los años de experiencia del franquiciador a diferencia de tener únicamente la licencia de marca. Esta rigidez y limitaciones a la hora de operar con la cesión de la marca de una franquicia no debe verse como una desventaja, todo lo contrario es una forma de reducir el riesgo de fracaso.

¿Es más conveniente una licencia de marca o una franquicia

En conclusión, podemos decir que una de las diferencias entre la franquicia y una licencia de marca, es que en el primero de los casos no sólo se cede la licencia y el uso de la marca, sino que también se ofrece un asesoramiento para comprender el funcionamiento del negocio y el franquiciador está obligado a dar una serie de premisas y pautas que son claves en el sector para triunfar. La fórmula de la franquicia no se limita la licencia y el uso de la marca, se centra en la transmisión de los conocimientos y experiencias.

Para comprender mejor las definiciones de estos conceptos y qué diferencias hay entre una franquicia y una licencia pondremos un ejemplo, Disney Enterprises Inc es titular de la marca de Mickey Mouse, y este puede ceder la licencia y el diseño del mismo a una marca de ropa del grupo de Inditex, para que elabore una colección de prendas de jeans con este estampado. Disney permitirá la licencia de uso y puede marcar ciertos aspectos de diseño, sin embargo no asesorará sobre la elección de la telas, la estampación o la mejor forma de producir la colección. Y por otro lado, otro fabricante puede tener la licencia de esa misma marca pero los productos y la colección pueden ser completamente diferentes. Por esta razón, la franquicia también difiere de esta forma de expansión, debido a que en la mayoría de ocasiones la compra de una franquicia ofrece exclusividad geográfica y una licencia de marca normalmente no.

Una de las similitudes que existe entre la franquicia y la licencia de una marca es que ambos tienen una independencia jurídica y economía, la diferencia se centra en que no existe una obligación de transmitir cómo funciona el negocio en la segunda de ellas, mientras que el know how de las franquicias es vital para cumplir el contrato.

Otra de las similitudes que encontramos en estas dos formas de expansión es que ambas tiene el objetivo de proteger la totalidad de la marca y la aplicación de una u otra puede depender de los objetivos de crecimiento de la firma. Y es que no debemos olvidar que la marca es un activo esencial para cualquier negocio y una percepción negativa de la misma puede tener consecuencias en los ingresos de la empresa.

¿Qué es mejor optar por una franquicia o una licencia de marca?

Si buscas una respuesta única a la hora de elegir entre una licencia de marca o de una franquicia debes tener en mente que esta decisión dependerá en gran parte de las características del negocio y del perfil del emprendedor. La franquicia puede ser una fórmula más completa y segura pero es más un modelo más rígido para expandirse y es posible que no encaje con todos los inversores o emprendedores que deseen hacer crecer su empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *